BREVE SINTESIS DE LA HISTORIA DE LAGUNA DE DUERO (VALLADOLID)

Texto recogido del Plano Callejero de Laguna de Duero

Autor: Julio Vallelado Agudo

Año de Publicación: 1987

 

Hay una pregunta que flota en el ambiente y que alguna vez todos nos hemos formulado: ¿Cuáles son los orígenes que dieron lugar a lo que es este pueblo, nuestro pueblo, Laguna de Duero, vasto en suelo urbano y con una población que hoy día le sitúa, después de Medina del Campo, en el más importante de la provincia?

Hay constancia de que cercano al pago de "Los Alamares", se han encontrado lápidas, restos de vasijas y monedas que hacen suponer que, en la antigüedad, en este lugar estuviese asentado un "vicus".

La hipótesis se refuerza en el topónimo de "villar", referido a la zona de "El Villar", aledaña a dicho pago.

Pero de los orígenes del actual pueblo, poco se sabe. Su formación como núcleo urbano con identidad propia, lleva a la presunción de que fuera su laguna, de la que toma el nombre, la que atrajera a grupos interesados en la explotación de su salitre y que edificarían sus viviendas, cabe anárquicamente en función del interés, preferencia, convivencia o, posibilidad, de quienes aquí fijaron su residencia, no muy lejos de la "gran charca". No habrá que descartar la influencia feudal de la Edad Media, condicionante de la época, en la "hechura" del pueblo.

Las primeras referencias históricas de Laguna se remontan al siglo XII (1.135) en el que se produce la donación de la antigua iglesia por Armengol VI (Hermenegildo), Conde de Urgel, título de un linaje de la saga de los "Armengol" que arranca de Armengol I (992-1010), aliado que fue del calija de Córdoba. Aquí acampo Alfonso XI, en sus luchas por Castilla. Juan II, en 1.423, concedió franquicias a los habitantes de Laguna, que en 1.475 confirmarían los Reyes Católicos. "El Bosque" y "El Abrojo", juegan también en la historia de la Villa, que lo era de Señorío en el siglo XVIII, un papel importante.

Pero como quiera que fuese el incipiente entramado urbano en sus comienzos, cabe desordenado, como se palpa todavía en su casco antiguo, acaso acorde a las necesidades o exigencias de sus moradores, que debieron de ser escasas por aquellos entonces, desarrolló un urbanismo expontáneo y anárquico que ha persistido hasta nuestros días.

Y la villa, no exenta de vicisitudes, aumentando o disminuyendo de habitantes según las circunstancias que hubiera de soportar, algunas naturales, como enfermedades, pestes, etc., caminó hacia su destino.

 

 

VALLADOLID-DICE-SI-2-002.jpg

                              GRUPO DE FOLKLORE DE LAGUNA DE DUERO

 

 

En 1.685 su población se redujo a 44 vecinos, que disminuyeron a 42 en 1.788 y, eran 38 en 1.823. Madoz en su "Diccionario geográfico, histórico y estadístico de España" (1.848 - 1.850), anota 406 habitantes y la existencia de 94 casas, en general de planta baja, excepción 10 que lo eran de dos y de mejor construcción.

Al comenzar el siglo la población lagunera es de 1.801 habitantes. En 1.920, alcanza 1.465. Hacia 1.926 es de 1.303 personas y su censo en edificios de 371, más 103 casas, en pequeños grupos o diseminadas. En 1.986, la cifra es de 8.874 habitantes de derecho.